www.luxlua.wix.com/any-carmonalitycreat

CONTACTATE CON NOSOTROS POR NUESTRA PÁGINA WEB: www.luxlua.wix.com/any-carmonalitycreat
o al celular: 011-1569165859

MODALIDADES: PRESENCIAL - SEMI-PRESENCIAL - ON-LINE

PARA MÁS DETALLES CLIKEA EN LOS SIGUIENTES LINKS:

miércoles, 4 de noviembre de 2015

EN UNA MAÑANA SOLEADA, UNA VEZ… por DORA GALÍN

Caminaba alegremente por los campos silenciosos de una mañana vestida de colores. A lo lejos se oía el susurro del lago que llamaba, llamando a los niños traviesos, invitándolos a jugar en sus brazos.
Me fui acercando y divisé a lo lejos una casa que parecía pintada en la nada, de puertas levemente abiertas y ventanas agitadas. Me detuve a pocos pasos de ella, algo me atraía y frenaba al mismo tiempo; mi curiosidad se intensificó con fuerza. Alcancé a abrir con suavidad una de las ventanas que estaban susurrando como la brisa que zurra, en acompasado ritmo. Fisgoneé con placer recorriendo visualmente el interior de la casa. Divisé en la semi-penumbra que envolvía el espacio interior, una mesa cubierta de vajilla, flores y juguetes, objetos bellamente desordenados, que me indicaban la presencia ausente de los habitantes. Me corrí unos pasos. La puerta  entreabierta comenzó a chirriar en un continuo movimiento. Entré, caminé con cautela esquivando muebles, bultos, alfombras, esparcidas por el piso.  Un reflejo dorado que se filtraba a través de una hendija, dirigió mi vista hacia una repisa blanca, ubicada debajo de una ventana, teniendo en su espacio nada más que un papiro del cual emanaban pequeños chispazos de colores. Con cuidado, lo tomé con mis manos y vi que tenía una escritura con grandes letras y figuras relucientes que decían: “Has llegado a la Casa Encantada”. Las palabras y figuras se convirtieron en marionetas que bailaban alrededor mío…
Salí espantada, sin saber si mis pies tocaban el suelo o una fuerza extraña me empujaba.
Corrí, corrí  muy rápido hacia el susurrar sonriente del lago y caí en un verde espacio salpicado de gotas perladas que regalaba el agua.
Pasaron, no sé si segundos, minutos, horas. Incorporándome, busqué con anhelo la “casa encantada”,y no estaba.
Hoy, después de varios años de llevar esa imagen arrinconada en la memoria, puedo decir: ¡Qué hermoso sueño! ¡Qué collar de imágenes me acompañó por años! Lo guardo como mi libro preferido de figuras, sensaciones, matices, sonidos, que giran como una calesita entre realidad y fantasía.


 DORA GALÍN

2 comentarios:

  1. Hermoso relato, muy descriptivo y bien narrado, felicitaciones, Dora, un placer leerte. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Dorita: fiel a la consigna, trabajaste muy bien aliteración y paralelismo. Estos conceptos se combinan con tu prosa fuída, rica en imágenes y con un toque mágico. Muy bueno... Any

    ResponderEliminar